" Ecuador, intento de golpe de estado (Parte II) - Kipu Digital | Kipu Digital
Subscribe via RSS Feed Conéctame en Google Plus

Ecuador, intento de golpe de estado (Parte II)

18/10/2011 0 Comments
Regimiento Quito, 30 de setiembre

Regimiento Quito, 30S

Que este sea un relanzamiento, muy olvidado quedó este blog. Algunos me protestaron por no completar la historia que viví con el 30S, en el 2010. Puedo argumentar todos los peros y sin embargos. No tiene sentido hacerlo. Mejor entremos en materia de inmediato. Empezaré con una frase de Calderón de la Barca. «Decíamos ayer»… que la transmisión que realizó Radio Pública fue de 14 horas aproximadamente. Lo que comenzó como un microinformativo de 15 minutos, terminó al filo de medianoche de ese acíago 30 de setiembre. Giovanna Tassi empezó en la conducción al promediar las 09:00AM, yo me sumé a eso de las 10:30AM, y Xavier Lasso, si mal no recuerdo, a eso de las once y media de la mañana. Mi llegada a la radio cumplió la Ley de Murphy: se demoró, no tenía sueltos a la mano, y tuvo que bajar alguien (Mauro) a darme algunas monedas.

Hasta cuando llegué a la radio, la ciudad estaba normal (al menos en la ruta que tomé desde San Blas hasta la cabina de Radio Pública de Ecuador). Llamé a Giovanna para contarle lo que vi y que lo diga si considera necesario (para generar tranquilidad en la audiencia). Lo dijo. Pero salieron algunas llamadas a decir que «la ciudad no está tranquila», relataron que había robos en las calles y que varios negocios estaban cerrando, «los bancos cierran», decían al aire algunos oyentes.

Giovanna y yo veíamos algunas imágenes en la televisión. Las pocas que habían porque muchos pasaban serie de dibujos animados, la novela respectiva, entre otras cosas. ECUAVISA mostró imágenes hasta las nueve de la mañana aproximadamente (imágenes cerradas para aumentar la tensión y repitiendo las mismas tomas de quema de llantas). Luego salieron imágenes del Presidente, que los medios coorporativos no se cansarían de repetir: un presidente tirándose la camisa y gritando «¡mátenme!». Esta actitud sirvió para que la oposición argumentara que el 30S se produjo por la irresponsabilidad del Presidente: provocó a la policía, dijeron.

Las cosas empezaban a salirse de control. Todos veíamos el gas pimienta, bombas lacrimógenas (uno le estalló al Presidente a menos de un metro de distancia), la intención de quitarle la máscara antigas, Correa sujetando como podía su bastón y su guardía de seguridad luchando para protegerlo a toda costa.

Nosotros continuábamos el relato. Algunas llamadas afirmaban que las cosas se ponían crudas en Guayaquil. De hecho nuestros reporteros contaban que se vivía mucha confusión. En Quito, Giovanna y yo, a cierta hora de la mañana, no sabíamos dónde estaba el Presidente. Lo que se veía era la represión de la policía contra los periodistas y a ciudadan@s. De pronto Giovanna me pregunta fuera de los micrófonos «¿llámamos a la gente a las calles?». Pensé rápidamente y le dije que no. Que esperemos un poco más. Treinta minutos después, me vuelve a insistir. Me niego; vuelve a plantearlo algunas veces más y finalmente respondo: «sí, hagámoslo». Empezamos a llamar a la gente a las calles, de inmediato las llamadas no se hicieron esperar, «no alienten la violencia», decían. Pero insistíamos, todo nos hacía pensar que se estaba configurando algo que no era solo una simple protesta policial.

Xavier Lasso estaba ya en la cabina de la radio y los tres no teníamos noción de cuál era la situación del Presidente. Decíamos al aire: «¿estará bien? ¿qué seguridad tenemos de la integridad del Presidente?». Giovanna recordó los hechos de abril del 2002, en Venezuela. Resalté el relato y agregué el comportamiento de los medios venezolanos cuando pasó eso: los medios privados se quedaron en silencio, nadie informó dónde estaba Chávez, dije.

Pasó un poco de tiempo y se me ocurrió decirle a Giovanna: «¿porqué no hacemos la gestiones para llamar al Presidente?». Insistí: qué mejor que el país escuche cómo está su mandatario, qué información tiene de los hechos, en qué parte del edificio está (Hospital de la Policía)». Minutos después Giovanna realizaba gestiones, Xavier Lasso anunciaba que estamos haciendo todo lo posible para que el presidente hable al pais. 30 minutos después, creo, Giovanna decía a los micrófonos de RPE que el Presidente estaba ya al teléfono. Esta fue la primera entrevista que dio Rafael Correa a un medio de comunicación, ese 30S.

Primera Entrevista al Presidente de Ecuador, Rafael Correa (desde el Hospital de la Policía)

Entrevista Presidente – Hospital de la Policía

En plena entrevista, es cuando vemos a nuestro periodista Ramón Bravo recibiendo atención y auxilio debido a los gases lacrimógenos. Todos y todas nos estremecimos al ver al compañero en esas condiciones: con el rostro desencajado, la mirada perdida, la camisa fuera de sitio y el saco lleno de polvo.

Luego de la entrevista a Correa, la primera que ofreció a los medios, Giovanna recibía llamadas de CNN para saber si puede pasar el contacto a fin de también entrevistarlo. También me entero de que la entrevista fue retransmitida por varios medios. Ya al comenzar la tarde, Giovanna anuncia en los micrófonos de que se reciben varias amenazas: la primera, policías levantados vendrían a la radio para tomar el medio; segundo, se amenaza con atacar la antena de transmisión de la radio; y, tercero, la más grave, a las 16:30 iban a reventar una bomba en la radio. Quienes estabámos en cabina decidimos no movernos y seguir. Pero muchos en la radio tenían rostros tensos y de preocupación. Hubo gente que se fue. De hecho lo dije al interno, a fin de que no sintieran presión de que se queden, «vayan con tranquilidad, tomen precauciones para llegar con bien»: tenían todo el derecho de dejar la radio y buscar refugio o evitar preocupaciones a sus familias.

Al pasar las horas, nada sucedió.

A mediados de la tarde, sugiero a Xavier de que podamos buscar a los de oposición. Hice lo propio con Giovanna: escuchemos qué dicen, sostuve. De paso argumenté «es bueno saber dónde están esos opositores». Lo pensaron. La vorágine de los acontecimientos hizo que viéramos más el minuto a minuto, apenas si pudimos conversar con Fander Falconí y Alberto Acosta, gestiones que hizo la radio. La participación de ellos, supongo, hizo que otras varias autoridades locales llamaran a dar su opinión: empezaban a llamar alcaldes. Preguntaban en interno «es el alcalde de tal sitio ¿lo sacamos?». La respuesta fue afirmativa.

A la vez que empezaban a llamar autoridades, otros ciudadanos empezaron a llamar: o aprobando el esfuerzo de la radio o cuestionándolo. Así marchaba la transmisión. A continuación, les comparto los audios que empezamos a transmitir. Escuche usted lo que salió en Radio Pública. Evalúe y forme su propio criterio.

Secretario de la Administración, Vinicio Alvarado.
VINICIO ALVARADO

Vicepresidente, Lenin Moreno

Declaraciones – Vicepresidente

Rueda de Prensa de la Policía Nacional de Ecuador (Horas de la mañana del 30S) Rueda de Prensa – Policías (Mañana del 30S)

Pronunciamiento del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas (reportado por el periodista J. Portilla)
Pronunciamiento Comando Conjunto

Algunos policías salían a dar declaraciones luego de conversar con el Presidente Correa en el Hospítal de la Policía (Habla el policía Marco García. Reportado en vivo por J. Martínez)
PRONUNCIAMIENTO POLICIAS EN LA TARDE

Todo esto durante la jornada del 30S. Cuando llegó la noche teníamos en estudio al Ministro de Turismo, Freddy Ehlers. Hubo mucho movimiento en la radio. No sabíamos qué sucedía. En interno, con voz medrosa, nos decían «llega gente a atacar la radio». Lo dijimos al aire. El Ministro se alertó y una de las personas que vino con él le hizo señas. Decidimos terminar la entrevista. El Ministro Ehlers y las personas que le acompañaban estaban temerosos. Buscaron la salida de emergencia y salieron. Otra gente de la radio, hizo lo mismo. Nosotros (Giovanna, Xavier y yo) no nos movíamos. Fue cuando ya teníamos conocimiento que Pablo Guerrero estaba en la planta baja del Edificio de los Medios Públicos junto a otros violentos. Un grupo de cinco o seis personas ya habían subido a la radio. Molestos, gritando, agitando brazos como queriendo tomar algo y destruir. Volví la mirada hacia atrás: la luz de una cámara de tv, me encegueció. Nunca supe si se trató de algún canal público o privado. Una señora nos gritó por el tema de la cadena obligatoria (que aunque parezca mentira yo desconocía). Le invitamos a que se siente. Una menor de edad también nos espetó, le invitamos a sentarse. Ambas estaban muy alteradas y les dijimos que acá a nadie se le ha cerrado las puertas ni el micrófono. La señora no esperó mucho tiempo, golpeó la mesa y se fue. La menor, sí esperó, y con ella salimos al aire. Terminado de hablar se fue y nos gritó otra cosa que ya se me pierde en la memoria. Bajó la tensión en la radio, pero en la Ecuador TV, veíamos a la ciudadana que no representaba a nadie. Más tarde, mentes memoriosas le pondrían nombre y apellido: María Alejandra Cevallos, alterna de Nicolás Lapenti (PSC). A continuación, les presento algunos audios, cuando personas violentas, se tomaron el edificio de los medios públicos.

Una menor de edad ingresó violentamente a RPE
CHICA QUE INGRESO A LA FUERZA

María Alejandra Cevallos, alterna de Nicolás Lapentti (PSC), habló en Ecuador TV
CHICA QUE INGRESO A ECUADOR TV

Pablo Guerrero, entrevistado por E. Zambrano, Carlos Flores y Giovanna Tassi.
PABLO GUERRERO

La noche avanzaba. Se sabía que mucha gente estaba en las inmediaciones del Hospital de la Policía. En RPE, se cortaron las comunicaciones. No había líneas telefónicas. Giovanna recibía llamadas a su celular y pegaba el equipo al micrófono. Apagamos varias luces de las instalaciones, estábamos a media luz. Lo asumimos como medida de seguridad, con el riesgo de que esa gente volviera o que desde afuera alguien nos divisara y nos disparara o alguna cosa. A un año, eso puede parecer ya exagerado, pero en el momento que se vivió el miedo nos asaltó con muchas hipótesis.

Hasta que se produjo el rescate.

Todos vimos el rescate. Los disparos. La televisión abrió su señal y aparecieron las imágenes. En nuestros estudios, grupos del GLBTI se encontraban con nosotros. Con ellos, veíamos y relatábamos lo que nos mostraban las imágenes: la muerte de Froilán Jiménez, los disparos, los auxilios, los intentos por sacar al Presidente, los disparos al auto del Presidente y la salida del Hospital. Cuando salió en la cabina aplaudimos y nos abrazamos. El Presidente Correa estaba lejos del lugar dirigiéndose a la Plaza Grande, mientras en el Hospital de la Policía seguían los disparos. Estando en la Plaza Grande, el primer mandatario arengó y hubo júbilo en la muchedumbre. Al filo de las doce la noche, el Presidente Correa terminaba una rueda de prensa dando cuenta de todo lo vivido ese 30 de setiembre del 2010.

Seguro se me quedan aún varias cosas que narrar. Algo recordaré luego. Al menos he tratado de poner todo en esta crónica que les comparto. Fue una jornada extensa. Los periodistas y productores de RPE respondieron al desafío. Actualmente, hay muchas preguntas, algunos plantean dudas y otros certezas. Ese día se quiso desestabilizar al país, y la justicia sigue en deuda para determinar responsabilidades. En estos días, el Gobierno ha planteado la desclasificación de todos los archivos del 30S (menos los nombres de los que participaron en las operaciones). También se ha llamado a la conformación de sendas comisiones de investigación tanto de la ONU como de UNASUR. Sanas iniciativas que revelarán más detalles de aquel acíago 30S – 2010. Si bien hay indicios de que hubo intento de afectar la vida del primer mandatario, también hay una imperiosa necesidad de plantearnos todas las preguntas necesarias.

About the Author:

Leave a Reply