" Ecuador, intento de golpe de estado (Parte I) - Kipu Digital | Kipu Digital
Subscribe via RSS Feed Conéctame en Google Plus

Ecuador, intento de golpe de estado (Parte I)

15/10/2010 8.552 Comments

Rafael Correa, saliendo del Regimiento 1 de Quito. Le lanzaron bombas lacrimógenas, una estalló a menos de un metro de él.

Si tienes a un Presidente secuestrado y se pretende, además, un magnicidio: hay un intento de golpe de estado. Voy a realizar varias entregas, creo que justas y necesarias, cuando en Ecuador y en América Latina, los grandes medios corporativos se empeñan en negar lo que se vivió en Ecuador. Hasta la fecha en que escribo este post, no hay certeza de qué escribir el 30 de setiembre en el país. Para mi no hay duda: aprovechando una protesta policial se intentó dar un golpe de estado.

La noche del 29 de setiembre, al filo de las nueve de la noche, varios medios de comunicación sostenían que «fuentes confiables» anunciaban que se viene la «muerte cruzada» (1). Revisé los medios, e hice varias llamadas. Me fié en la publicación que hizo «El Telégrafo«. Cerré la edición del informativo al filo de las once de la noche. No me quedé conforme, y me puse a mirar los noticieros de televisión, seguían insistiendo que «fuentes confiables» informaron que el lunes el presidente Correa anunciará la muerte cruzada.

A la mañana siguiente. Encendí la radio, escuché las informaciones. Al paso, miraba la televisión, Ecuavisa, y esperé con ansias la entrevista a Natalie Cely (Ministra Coordinadora de la Producción), que realizaría Giovanna Tassi, en su programa «Cabina Pública». La noche anterior cruzamos algunos datos con Giovana, detalles, sobre la «muerte cruzada». Con la Ministra Celly se iba a abordar el tema. El debate estaba encendido, entraban algunas llamadasal programa; luego encendí el televisor y el periodista Félix Narváez, pedía que la gente opine sobre el pago en bonos del estado para los que se jubilen de manera obligatoria (parte de la Ley de Servicios Públicos). Hubo gente que llamó y mostró su apoyo a lo que especifica la ley. Sonreí, porque sentí que el tiro le salió por la culata; este medio, Ecuavisa, y otros medios, los grandes, se esfuerzan por pintar todo de gris, sesgar sus informaciones. Apagué, y a los cinco minutos, Natalie Zurita, periodista de Radio Pública, me dice: «dentro de los temas que tenemos para hoy, ¿vemos la huelga policial?». Me tomó de sorpresa, «¿cuál huelga?», pregunté, «¿no has visto la tele?», le confesé que la apagué; apenas cerré la llamada, encendí el televisor. En Ecuavisa, veo y escucho lo siguiente:

Una periodista, vestida toda de crema, un poco insegura, dice «estamos en el Regimiento Quito, donde hay 150 policías protestando», seguidamente da el paso a su colega, y sin corte y en plano continuado, le pasa el micrófono a otro periodista, éste más seguro y vestido de terno (azul, me parece), dice: «hay una huelga policial, cerca de 850 policías están protestando». (2)

rafael correa, intento de golpe de estado, intento golpe de estado ecuador, 30s democracia

A Rafael Correa le afectaban los gases lacrimógenos, le golpearon la pierna recién operada, andaba con un bastón.

Apenas escuché eso, llamé a Natalie otra vez: «mandemos a un periodista, cubramos eso, pero tengamos precisión; averiguar cuántos policías hay en el Regimiento Quito, y cuántos están protestando aproximadamente, busquemos si algún policía puede dar ese dato. Cuidado con la información». Luego de cruzar la confirmación de la coordinación, me pregunté: «¿es pertinente hablar de huelga policial? Hasta donde sé las fuerzas armadas y policiales no pueden hacer huelga». Mi inseguridad se dio porque llevo viviendo dos años y medio en Ecuador (soy peruano) y hasta donde medianamente sabía la policía no hace huelgas. Pero al ver las imágenes de los policías cubriéndose el rostro o evitando salir en las cámaras, me entró la duda. Seguía viendo las imágenes en la televisión y llamé otra vez para indicar: «estemos alertas de lo que pasé en otros lugares del país». Alexandra Vallejo, también periodista de RPE, me pregunta «¿te parece si a las nueve el microinformativo va de quince y no de cinco minutos», le dije que sí; ella agregó «de paso llamamos a otros periodistas que se encuentran en otras provincias del país». Di la orden, pero los quince minutos, terminaron siendo 14 horas de transmisión ininterrumpida, hasta las 11:40 de la noche.

Yo seguía en casa, alistando la ducha, pero a Natalie Zurita ya no le escuchaba en el microinformativo; estaba frente al micrófono Giovanna Tassi, de pronto, ya con el cuerpo medio desnudo, escuché a Giovanna decir algo así como: «que no se ponga en riesgo la democracia del país». Como si algo me hubiera picado, apagué la ducha, usé la misma ropa del día anterior y salí a la radio.

A las 10:30, luego de coordinar con los periodistas a nivel nacional, me senté en la conducción, al lado de Giovanna Tassi; horas después se sumó Xavier Lasso. No paramos hasta las 11:40PM. Narramos el intento del golpe de estado, ese 30 de setiembre (3).

(1) La Muerte Cruzada se configura cuando el Presidente de la República disuelve la Asamblea Nacional, o viceversa, y se llama luego a las elecciones. Lo que en refrán popular puede ser «que se vayan todos». Esta figura se encuentra en el artículo 129 de la Constitución Política de Ecuador, que fue aprobado en el 2008, por 6 de cada 10 ecuatorianos y ecuatorianas.

(2) Me pregunto si algunos analistas, que acusan que fue un autogolpe, se han tomado la molestia de revisar el comportamiento y el tratamiento informativo de los medios privados. Reducen el tema a la cadena obligada que les impuso el gobierno (desconociendo que hubo la medida del estado de excepción que limita la libertad de información). Tampoco critican el silencio informativo de los medios privados, que mientras el Presidente estaba secuestrado en el hospital, solo pasaban dibujos animados, novelas, sin reflejar el intento de quebrantar el orden constituido.

(3) La transmisión se hizo desde las nueve de la mañana hasta las once y cuarenta de la noche, aproximadamente, cuando el presidente dio una conferencia de prensa en el Salón Amarillo del Palacio de Carondelet. En esa transmisión de más de catorce horas, no se puso, ni cuñas, ni publicidad, ni cortinas; todo fue transmisión minuto a minuto.

About the Author:

Leave a Reply